El jugador menciano disputó quince minutos en un choque donde la madera le privó de hacer gol

El proyecto de Fede Vidal arrancó con buen pie en Ceuta. España despachó con comodidad a Dinamarca por 10-1, con grandes momentos de juego combinados con acciones individuales de nivel. Incluidas las de un inconmensurable Jesús Herrero cuando los nórdicos le desafiaron. 

Bajo un ambiente espectacular, con el Guillermo Molina a reventar, España hizo las delicias del público ceutí. El pabellón ya se puso boca abajo con el primer gol español, una sensacional vaselina en cuchara de Alex después de que Aicardo le plantase solo ante el meta Haagh. El genio de ElPozo Murcia sacó la varita mágica y Dinamarca, que había comenzado muy digna y ambiciosa, se descompuso momentáneamente. En dos minutos, Sergio Lozano aprovechó un error en el 5×4 danés para marcar desde medio campo y el azulgrana Adolfo, por bajo, volvió a anotar.

Boyis y Fernando posan con Miguelín, uno de los capitanes de la Selección

La cosa no había comenzado tan sencilla, con los daneses yéndose arriba atrevidos. Jesús Herrero tuvo que intervenir en un mano a mano con El-Ouzz. Por los locales, sólo Bebe daba con la portería nórdica. Fue Alex de nuevo el que hizo una increíble acción, una bajada celestial que plantó a Fernan ante Haagh, pero al guardameta danés no le asustaban los balazos a quemarropa, como se vio de seguido en otro de Miguelín, el preferido de la grada.

Se frenó un poco la fluidez española con el juego de cinco visitante. Y es que Dinamarca generó desequilibrios que volvieron a ser taponados por un sobresaliente Jesús Herrero, con sendos paradones a Jorgensen y Falck. Y claro, a España no se le puede andar con bromas. A treinta segundos del descanso, Sergio Lozano robó otro balón en su campo y, sin portero, de volea con la izquierda, puso el 4-0.

Alex fue el que volvió a encender la lámpara maravillosa con una gran acción que habilitó a Bebe. No marcó de milagro y el propio jugador mandaría al larguero de seguido un disparo tras arrancar desde su campo de manera fulgurante. No andaba demasiado cómoda España, con Dinamarca taponando bien las vías hacia su portero. En ésas, el joven Adam Fogt batió a Barrón en un tiro difícil por bajo.

Rafa Usín tuvo el quinto a pase de Sergio Lozano, pero no superó al fornido Andersen. Caería poco después en juego al espacio en el que Fernan forzó la salida del meta danés y Eric Martel empujó la pelota a placer a la red. Boyis, al poste, y Fernan, los dos debutantes, casi marcan en la misma jugada… España estaba de nuevo en la vía. El joven diamante de ElPozo logró por fin anotar y Solano aceptó inmediatamente un obsequio de Nakata para hacer el séptimo.

Foto del combinado nacional antes del inicio del encuentro en Ceuta

El mayor peligro no estaba ya en los daneses, sino en la humedad de la pista. Alex dio un susto al resbalarse y dejó el campo cojeando. Quedaban ocho minutos y la intriga era ya hasta dónde llegaría la goleada. A los daneses se les hizo muy largo el partido y Adolfo, que deleitaría a la grada con un sombrero en medio campo, marcó de nuevo. Faltaban el noveno y último, de Rafa Usín de falta, y el último en propia puerta. El pabellón despidió a su equipo con una sonora ovación. Volverá a verle.

En la tarde de este mismo Martes se disputará el segundo de los choques amistosos ante el combinado danés, a las 19:30h en el Pabellón Guillermo Molina de Ceuta se volverán a ver las caras ambos conjuntos, antes de finalizar esta pequeña concentración que devolverá a los jugadores a sus respectivos clubes para retomar la competición.