Partido de los que crean afición al fútbol sala en la tarde de hoy en el Pabellón de Deportes en Doña Mencía, espadas en todo lo alto para que sé dieran cita dos aspirantes a todo en esta 2ª Andaluza Sénior, con más de 200 personas en las gradas el encuentro arrancó con una intensidad tremenda desde su arranque.

Muy bien sé ponía el choque para los mencianos cuando en el minuto tres Mara aprovechaba un balón escorado para sacar de puntera un disparo que haría el 1-0, mientras los visitantes veían como a su meta se le iba introduciendo la bola bajo las piernas, en un vaiván de jugadas no sería hasta el minuto 9 de choque cuando el equipo visitante comandado por el experimentado técnico David Díaz haría el emapte con gol de Paquito.

Una acción del choque de esta tarde, ante las cámaras de Mencisport

Ahí pudo cambiar el signo del encuentro, ya que tan sólo un minuto después, Rafael Ortiz pondría el 1-2 para el cuadro de Puente Genil algo que pudo marcar a los nuestros, no fue así y sin bajar los brazos llegaría antes del descanso el 2-2, obra de Chiqui en su primer tanto de los 3 que anotaría en la tarde de hoy, con estos guarismo nos marcharíamos a vestuarios.

Tras la reanudación volverían a ponerse por delante el cuadro visitante, esta vez con gol de Antonio Valera que hacía el 2-3, el empuje menciano y la buena elaboración seguían siendo las mejores armas de los nuestros para llevarse el choque, a diez minutos del final Alberto Baena ‘Cala’ iba  a poner de nuevo las tablas en el choque, 3-3 y diez minutos para decidir muchas, y más que pasaron en el Pabellón Menciano.

La cosa no quedó ahí y Chiqui parecía que iba a marcar el encuentro anotando su segundo tanto aprovechando al segundo palo una jugada ensayada, 3-4 y tan sólo 5 minutos para el final, pero la cosa quedaba aún para rato.

A minuto y pico para el final y con los visitantes ya jugando de 5, iban a poner el empate a 4 que parecía relativamente definitivo fue obra de Jesús Díaz. Cosas del fútbol sala y que engrandecen el deporte hicieron que esto no fuese así, tras este tanto y el equipo visitante mostrando la valentía de seguir jugando de 5, perdió una bola que aprovecho Chiqui para con la zurda y desde área propia enganchara un disparo increíble que no sólo ponía el 5-4 en el marcador, sino que hacía su hat trick particular ante la euforia de todo el Pabellón. El jarro de agua fría llegaría cuando a falta de escasos segundos, un potente disparo a bocajarro de Antonio Valera pusiera el empate a 5 final.